La chica del tren, Paula Hawkins

Algun@s ya sabéis que no suelo escribir opiniones de libros, pelis o series, a no ser que sea para decir «¡Diosss, tienes que leerlo/verlo!». Sin embargo, dos de nosotras hemos leído La chica del tren en un corto lapso y nos pareció interesante que cada una escribiera sus propias sensaciones y percepciones (podéis leer las impresiones de Mery aquí y aquí).

La chica del tren ha sido el libro de moda de este verano. Para mí, eso significa que es un libro que alguien lee porque todo el mundo lo lee. Independientemente de que se trate de una buena o mala historia, su nombre corre de boca en boca como la pólvora y, detrás, hay mecanismos de márketing en marcha para que esto sea así (¿recordáis la campaña de «el libro del que todo el mundo habla»? Pues eso mismo). Catalogada como thriller psicológico o novela negra, tengo la impresión de que ha querido subirse al carro del lanzamiento de la última de la saga Millenium (la misma cuyo autor originial nos dejó hace una década, sí) y así aprovechar el bombo y el platillo.

Sinopsis:

¿Estabas en el tren de las 8.04? ¿Viste algo sospechoso?Rachel, sí. Rachel toma siempre el tren de las 8.04 h. Cada mañana lo mismo: el mismo paisaje, las mismas casas… y la misma parada en la señal roja. Son solo unos segundos, pero le permiten observar a una pareja desayunando tranquilamente en su terraza. Siente que los conoce y se inventa unos nombres para ellos: Jess y Jason. Su vida es perfecta, no como la suya. Pero un día ve algo. Sucede muy deprisa, pero es suficiente. ¿Y si Jess y Jason no son tan felices como ella cree? ¿Y si nada es lo que parece? Tú no la conoces. Ella a ti, sí.

El libro está escrito en primera persona y en presente, algo que a mí, honestamente, ya se me hace pesado, y presenta la acción a través de la voz de tres personajes femeninos. Rachel es una mujer en la treintena cuya vida es un verdadero desastre: divorciada, alcohólica, tiene lagunas mentales importantes (recurso que creo que la autora aprovecha de forma demasiado fácil) y cada día viaja en un tren que la lleva desde la casa de su amiga, donde vive, a Londres. En el trayecto, el tren suele hacer una parada junto a una hilera de casas, y ella inventa vidas utópicas para sus habitantes. Un día ve algo que no le cuadra y, para colmo, al día siguiente, vuelve a casa en lamentables condiciones y herida, aunque ella es incapaz de recordar nada.

Pero su sorpresa es mayor cuando se entera de que una de las personas que habitan esas casas que observa cada día ha desaparecido y que ella pudo haber estado en el mismo lugar de los acontecimientos y haberlo presenciado todo.

A partir de entonces, comienza a desmigarse la historia, siempre desde el punto de vista de tres de las protagonistas. Es decir, si esperáis leer algo de la investigación policial, nada. Es todo un batiburrillo de acciones sin lógica (Rachel tiene muy poca lógica y demasiado impulso), de recuerdos empapados de alcohol y sueños que a veces se mezclan y nadie sabe qué es qué, sueño o recuerdo. De puntos de vista. De insinuaciones de posibles culpables (esto último, flojillo).

Algo que sí me llamó la atención fue que, al principio, piensas que la primera protagonista, Rachel, está como un cencerro, frente al resto de gente, que a priori la autora te los contrapone a ella como personas normales. Pero conforme vas avanzando en la historia, efectivamente, mi frase fue: «aquí todo el mundo está tarado».

No puedo decir mucho más sin comenzar a hacer spoiler, salvo que creo que se han exagerado todas esas calificaciones de medios de comunicación y autores famosos que vienen impresas en su portada. La autora te plantea varios sospechosos de los que… no sospechas, te va presentando pasados horribles que, llegado el punto, ya ni te sorprenden por lo estrambótico que es todo. Es una novela fácil de leer, sin demasiados giros, no te hace pensar (es más, te van llevando de la mano por todo el recorrido que pretenden que hagas; un fallo importante, si se quiere hacer pasar por novela policíaca o de misterio), pero es entretenida para pasar un par de tardes, pese a que intuyas al culpable antes de concluir la primera mitad del libro.

Recomendada sólo si quieres estar al día con «lo que todo el mundo lee».

Brianna W.

Anuncios

4 comentarios en “La chica del tren, Paula Hawkins

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s