Si no es por ese pirata no te conoce ni el Tato, que lo sepas

librosdigitales-piratas-fdg1

[…]los piratas llegan hasta un punto absurdo y aberrante. Venden librosque ellos han descargado gratuitamente, en plataformas tan gigantes como Google Play. Están ahí, con sus perfiles y sus decenas –o más de un centenar– de libros dispuestos a venderse por un módico precio, como 2,53 euros (muy accesible, la verdad). E incluso llegan a modificar los sellos editoriales para poner el suyo propio. Es el colmo de la arrogancia.

Así llegamos a encontrar la venta de libros duplicados en Google Play; unos, por parte de la editorial, mientras que otros, por parte de piratas que han descargado estas ficciones desde páginas de descarga y lo han subido a Google Play, con el precio que han estimado conveniente.[…]

[…]En Google Play cuando decides subir un libro, te hacen perjurar cincuenta veces que eres el responsable de los derechos de explotación. Pero después de eso, aparte de tu palabra, no hay nada más. Cualquiera puede subir un ebook y ponerle un precio. Es como cuando cortas a una lagartija su cola, internet funciona igual, puedes denunciar y tener unos meses con calma, donde se van eliminando los libros duplicados. Cuando llega la tranquilidad, otra vez empiezan a aparecer nuevos piratas y nuevos nichos, donde asentarse para poder vender y esperar a hacerse de oro.

Lee el artículo completo de Patricia Valentín aquí: http://www.zoomnews.es/540780/estilo-vida/libros/facilidad-piratear-libro-y-encima-venderlo-google-play

Todos los escritores que hemos publicado algún libro hemos sido víctimas de la piratería. El otro día leía un estado en Facebook de Chris Axcan tremendamente molesta por haber sido pirateada. Luego leí otro de Roni Green en el que se indignaba por los absurdos argumentos de los piratas para seguir con sus actividades. Y es que hay tres o cuatro argumentos que se repiten a lo largo y ancho de la red sin que tú, propietario de la obra, puedas hacer o decir nada.

Pero, antes de enfrentarme a la entrada completamente, voy a poner musiquilla machacona para que se me vaya pasando, un momento…

Ea, ya está. No dejo enlace al vídeo porque Brianna me daría una colleja y sacudiría la cabeza diciendo algo así como: «tú y tus asiáticos…»

Hablaba antes de los argumentos. Así, que yo recuerde, me han soltado estos de forma continuada (ha habido más argumentaciones absurdas y me han ignorado muchas veces):

  1. Los e-books son caros. Algunos sí, otros no. Que piratees incluso lo que te están regalando tiene bemoles. Comprar un e-book por un precio que va de de 0,99 € a 3 € no es caro. Si me dices que cuestan 11 € te doy la razón. Pero por los precios mencionados antes no vas a ser más pobre. Además, eso te lo gastas en papel higiénico y lo usas para limpiarte el culo, así que no entiendo la queja. Menos mal que el papel higiénico no se puede piratear todavía, ¿eh? Siempre puedes sustituirlo por un periódico. Total, para el aprecio que le das a la palabra escrita, el efecto es el mismo.
  2. Está en internet y es libre. Era libre cuando lo regalaba y tú no lo leíste. Ahora tiene un precio. ¿No distingues las dos cosas? ¿Tengo que enviarte a la escuela de nuevo?
  3. Si no es por los que pirateamos, no te conocería ni el Tato, que lo sepas. Voy a llorar. Me están haciendo el favor de mi vida y yo quejándome… si es que soy despreciable… aunque bueno, si me comprases el libro sí me estarías haciendo el favor de mi vida. Tú y todos los que lo estáis descargando, so cretinos.
  4. La cultura debe compartirse y ser gratuita. Totalmente de acuerdo. La cultura debe ser gratuita. Mis libros no son cultura, son entretenimiento. Cuando escriba como Shakespeare, hablamos sobre el precio. De momento, paga lo que vale, cretino.
  5. Tu novela es una mierda y no la lee nadie. Pues mejor, así no la piratea nadie.

Hay más, pero sólo me acuerdo de estos.

[…]A nadie se le obliga a leer un libro, tampoco a ver determinada película. Y que yo sepa, tampoco es una necesidad básica leer o visionar determinado título de libro o película. No estamos hablando de comida, ni de oxígeno, ni de algo vital. No me vale la excusa de que es cultura y que ésta tiene que estar al alcance de todos. Vivimos en una sociedad de libre mercado y las editoriales, los productores y los cines pueden establecer libremente el precio de sus productos, sin que éste sea una excusa para que se les robe. Nunca he visto a nadie asaltando concesionarios de Mercedes, Porsche o establecimientos de Carolina Herrera para robarles por ser o considerar alguien sus marcas caras. No entro en el debate de lo que es caro o barato. Me refiero a la garantía que cada uno debemos de tener sobre nuestra propiedad. Hay coches baratos y caros. Ropa cara y barata y en los libros también existen editoriales con diferentes políticas de precios.

Algunos, también, argumentan que la piratería es beneficiosa, por ejemplo, para el sector musical, pues de esta forma, aseguran, acude más gente a los conciertos. Y también lo extrapolan a la literatura, esgrimiendo que así se conoce mejor a los escritores y les sirve de promoción. Maldita la gracia que nos hace a los escritores la piratería, como si tuviésemos la oportunidad de dar conciertos, se pagara por la lectura de nuestros textos, o diéramos conferencias sobre la narrativa de nuestros títulos.

Los libros valen lo que valen. Y si hay personas a los que les parecen caros, que vayan a la biblioteca a leerlos, que ya aportamos ejemplares gratuitos de cada edición (de forma impuesta) por darnos un número deDepósito Legal. Y si no que lean otros títulos, que existen millones de Dominio Público. Incluso si nos lo piden personalmente somos capaces de regalarlos, pero que no nos roben con excusas baratas. En esta vida todo tiene un coste.

Lee el artículo completo de Francisco Concepción aquí: http://programalaesfera.blogspot.com.es/2015/06/pirateo-los-libros-porque-son-muy-caros.html

Todos hemos pirateado alguna cosilla alguna vez. Yo veo series asiáticas que no llegan a España, pero por suerte ahora hay páginas en las que consiguen licencias para poder verlas gratuitamente con subtítulos. Otras veces he visto películas que luego he comprado porque me han gustado mucho. Y os aseguro que conseguir algunas ha sido una odisea, pero consideraba que debía pagar el precio por verla. Pero el pirateo de libros me parece indignante. Y es así porque la gente se descarga los libros en masa y no llegarán a leerlos nunca. Os podría hablar de las visitas que tienen este blog y el mío personal (si hacéis clic veréis que no tiene nada que ver con la literatura) buscando Nunca Digas Nunca en pdf o de la cara de imbécil que se me quedó al ver mi obra pirateada al día siguiente de haberla subido a Amazon, un día antes de regalarla yo en la misma plataforma.

Otras cosas que no dejan de sorprenderme es encontrar estos comentarios debajo del mío en una reseña. No oculto los correos, ya que ellas los han dejado ahí y se han quedado tan anchas:

Captura de pantalla (58)

La gente ya no tiene control sobre sí misma, en serio. Ven una reseña y se lanzan como locos. «Lo quiero» es lo primero que  dicen. Como si yo pudiese ir diciendo por ahí que quiero a Colin Farrell y poder tenerlo sólo porque lo digo (¡ay si pudiese! Si pudiese, lo gritaría ahora mismo por la ventana jajaja). Lo mejor es que intercambian comentarios por libros. ¿Es que estamos todos locos?

Los autores autopublicados merecemos el mismo respeto que los publicados por editorial. Nunca sabes cuándo uno de esos autores acabará firmando con una editorial como, por ejemplo… ¿yo? Sí, mira, sin ir más lejos yo.

Algo que me molesta sobremanera de esta gente, es la absoluta falta de respeto que muestran hacia los autores. Y no sólo por el pirateo, que mira, mal que bien ahí está y parece que mientras no se conciencie a la gente sobre el tema no habrá nada que hacer, sino por las respuestas desabridas que nos dan, como si tuviésemos que arrodillarnos y lamerles los pies (besarlos sería demasiado poco) por piratearnos.

Yo no estoy en contra de la piratería en casos puntuales. Pero si se trata de libros y de autores autopublicados, si no podéis comprar el libro, ¿por qué no lo pedís al autor? Muchas veces los regalamos, aunque os parezcamos unos pedantes insoportables.

Parece que nunca llegaremos a un consenso en este tema, porque nosotros queremos que se reconozca nuestro trabajo como tal, y otros creen que tenemos mucho morro al querer lucrarnos. Además, hace falta una reeducación de la sociedad. Porque sí, porque el respeto es básico en una sociedad que se precie de serlo y, por lo que veo, cada vez nos respetamos menos.

Anuncios

Un comentario en “Si no es por ese pirata no te conoce ni el Tato, que lo sepas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s